Se acabó el teatro - Destino Alma
17245
post-template-default,single,single-post,postid-17245,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Se acabó el teatro

Se acabó el teatro

Cambios drásticos se acercan a vosotros, cambios inigualables.

 

Vuestras estructuras se derrumban. Todo lo que hasta ahora conocéis se está desmoronando porque se cierra un ciclo de muchas eras, para dar paso a un nuevo ciclo en el que se os invita a ser libres, a sentiros libres.

Las normas del juego cambian, el escenario cambia, ya nada volverá a ser como era antes.

El 2020 marcaba el final de una forma de vida infantil, en la que todo se encontraba fuera de vosotros, en la que no teníais responsabilidad alguna sobre lo que ocurría en vuestras vidas y en vuestros mundos, en la que os habéis sentido víctimas incluso cuando habéis sido verdugos.

Llega ahora una etapa de la menos cinco años de vuestro tiempo lineal, una etapa de transición entre el antes y el ahora, entre la infancia y la juventud.

Cinco años trascendentales en los que miraros con lupa para no dejar ni un solo resquicio de vosotros mismos sin atención; años para observarse sin juicio pero con honestidad, años para contemplaros como un observador neutral que toma nota de forma imparcial.

Los vaivenes del 2020 os empujan arriba y abajo como marionetas aparentemente, y olvidáis que lo que realmente os empuja a subir y bajar con tanta intensidad es la energía de lo que os habita, la energía de vuestras emociones, de vuestras creencias, de vuestras heridas; y también la energía de vuestro brillo, de vuestra luz, de vuestro amor, de vuestras cualidades innatas.

Dos caras de la misma moneda que pugnan por ser vistas y reconocidas.

Os da miedo mirar eso que habéis decidido llamar sombra, pero también os da miedo mirar la luz de vuestro interior.

Y así habéis vivido inmersos en el miedo, miedo a todo. En definitiva, miedo a vivir, a existir, a Ser, esclavizados por un ideal que ni siquiera os corresponde, que ni siquiera os gusta.

Las energías de los planetas que acompañan a Gaia en su viaje, las energías del Sol y la Luna, del sistema en el que existís, ponen luz allí donde hay hoy oscuridad para que podáis ver con mayor nitidez, para que podáis comprender sin crítica ni juicio y por tanto aceptar en calma.

Son momentos de desnudarse de vosotros mismos, para conocer realmente qué siento, lo que pienso, lo que deseo desde el corazón.

Cada vez que una ola energética llegue a vosotros durante estos cinco años, cada vez que la intensidad os ahogue recordad que no será permanente, que pronto habrá descendido la intensidad del momento y estaréis de nuevo en calma, preparándoos para la siguiente embestida.

Y cada una de esas olas os permitirá disfrutar de esa desnudez, os permitirá disfrutar de miraros sin espejos, de miraros directamente en el corazón, disfrutar de lo que veis y soltar porque ya no se sostiene en vosotros, sin culpa, sin miedo, sin tristeza.

Se acabó el teatro.

Lleváis eras actuando, no sólo frente a otros sino frente a vosotros mismos. Eras interpretando papeles que os alejan de quienes sois, pero que por otro lado os han permitido reconoceros un poco en cada uno de esos personajes.

Este nuevo momento planetario os invita a ser quienes realmente sois, sin miedo, sin tapujos, sin lealtades, sin silencios.

La verdad de quienes sois se mostrará clara.

Energéticamente ya no se sostienen las máscaras ni los personajes.

En este nuevo nivel vibratorio sólo lo auténtico, sólo lo verdadero, podrá permanecer.

La dualidad de bien o mal se irá desvaneciendo poco a poco, dejando paso únicamente a “La Realidad”, la de cada uno de vosotros, única y diferente a la del resto, pero tan real como las demás.

Todo lo que no sea real para vosotros, todo lo que no sea cierto en vuestro interior no se sostendrá en vuestros entornos, en vuestras realidades, no tendrá fuerza para precipitarse en vuestros mundos, y de hacerlo, lo hará por instantes.

Porque la energía de esta nueva era es como la de un mar que mueve, que moldea, que arrasa, pero que también nutre, y todo lo que no sea real en vuestro interior será como castillos de arena ante una gran ola.

Dejad de sostener con vuestras manos lo que ya no tiene sentido en vuestras vidas, abandonad las expectativas, no sólo las de otros sobre vosotros sino las vuestras sobre vosotros mismos, y las vuestras sobre los demás.

No hay mejor momento que este presente.

Puede que os parezca desafiante esto que digo, pero la realidad es que no ha de ser más desafiante que lo que ya habéis vivido y, desde luego, infinitamente más cómodo porque ya no tendréis que estar todo el día interpretando un papel, ya no tendréis que disimular ni que mirar para otro lado cuando lo que veáis o escuchéis os duelo o no resuene en vosotros.

Poco a poco iréis integrando la práctica de la comunicación sincera y veraz y comprobaréis los beneficios cuando sólo lo que es cierto sea dicho y escuchado.

Estos primeros años serán los más intensos para la mayoría de vosotros, por el cambio de actitud al que se os va a invitar, por el cambio de hábito, de rutina.

Pero a medida que vayáis sintiendo en vosotros el placer de ser lo que realmente sois en cada instante, agradeceréis la intensidad.

Energéticamente estaréis sostenidos, arropados y apoyados, por infinidad de consciencias de vuestro sistema solar.

Si lo permitís cada vez estaremos más presentes en las vidas de todos vosotros.

Si estáis atentos, despiertos, llegarán mensajes a vosotros permanentemente. Mensajes que os ayuden a reconoceros y a permitiros decir quiénes sois en realidad.

No sintáis vergüenza o miedo si al principio os resulta incómodo, difícil, extraño, y envolveros en una luz rosa de amor, blanca de paz y calma, amarilla de sabiduría o de cualquier color que elijáis que os ayude a vivir el proceso con mayor serenidad.

Nunca os sintáis solos porque nunca lo estáis.

Si resuena en vosotros visualizad una estrella de quince puntas de energía diamante cristal alojada en vuestro corazón, en vuestro cuarto chakra. Activadla con la intención de que el fulgor de vuestro corazón brille de forma ininterrumpida para vosotros.

Cada una de esas puntas activará en vosotros una cualidad hasta el momento dormido, activará una de las quince primeras hebras del ADN estelar.

Poco a poco iréis recordando de dónde venís, hacia dónde volvéis, y qué cualidades nacen en vuestro corazón y que aún no estabais listos para ver.

Os amamos, en todos los rincones del Universo os aman, y os admiran por vuestra valentía, la valentía de encarnar en un planeta dual hasta la fecha, la valentía de hacer una transición de un sistema a otro, la valentía del soltar para renacer.

Que la Paz siempre sea en vosotros.

Mensaje canalizado.

Imagen de PIRO4D en Pixabay

Cinta Esteban
info@destinoalma.com
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies