¿PEDREGALES O TIERRA FÉRTIL? - Destino Alma
16722
post-template-default,single,single-post,postid-16722,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

¿PEDREGALES O TIERRA FÉRTIL?

¿PEDREGALES O TIERRA FÉRTIL?

¿PEDREGALES O TIERRA FÉRTIL?

 

Estando ayer en meditación escuché con claridad “Mateo 13 20”.

Hace muchos años que dejé de pertenecer a ningún grupo religioso pero durante las primeras décadas de mi vida asistí a los ritos católicos así que supuse que se refería a un pasaje de la Biblia.

El mensaje que recibí es este:

 

Mateo 13:20-21

20 Y el que fue sembrado en pedregales, éste es el que oye la palabra, y al momento la recibe con gozo;

21 pero no tiene raíz en sí, sino que es de corta duración, pues al venir la aflicción o la persecución por causa de la palabra, luego tropieza.

 

Me quedé perpleja.

Estoy habituada a las sincronicidades de la Vida pero aún así no dejan de sorprenderme.

Las palabras del versículo llegaban como anillo al dedo en este momento de mi evolución.

Desde hace unos meses todas las experiencias que llegan a mí están dándome la oportunidad de comprobar cuánto confío en la perfección y la abundancia del Universo, cuánto confío en aquellos que me guían y me sostienen desde otros planos de conciencia y, por supuesto, cuánto confío en mí y en mi Ser Superior.

Estoy recibiendo el regalo de poder comprobar si mi corazón es un pedregal o una tierra fértil.

A menudo hablo con firme certeza de la multidimensionalidad de toda la creación. Para mí es un hecho que pertenecemos a diferentes planos dimensionales al mismo tiempo y que lo que percibimos como realidad dependerá de en qué plano estemos enfocando nuestra intención, nuestra mente.

Siento en lo más profundo de mi ser que todas las potencialidades posibles están disponibles para nosotros y que a medida que soltemos nuestros miedos y dejemos que nuestra luz brille se irán activando suavemente y sin esfuerzo.

Invito a las personas que se acercan a mí para mejorar su salud a confiar en la sabiduría de su cuerpo físico y a escucharle plenamente para comprender qué le está queriendo recordar con los síntomas que manifiesta.

Les animo a descubrir la emoción o la creencia limitante que hay detrás del síntoma para que puedan, si es su deseo, transformarla en energía impulsiva y volver así al equilibrio.

Confío plenamente en la capacidad de autocuración de nuestro templo físico si le permitimos realizar su trabajo sin limitarle con nuestras creencias de lo que es capaz de hacer y de lo que no.

Doy por veraz cualquier mensaje que los seres del otro lado del velo transmiten a otros a través de mi canal, porque llega a mi corazón y no a mi mente.

Y todo esto se tambalea en algunas ocasiones en las que es mi cuerpo físico el que muestra síntomas inusuales o cuando se me invita a experimentar mi multidimensionalidad o cuando la que recibe el mensaje de los Maestros, guías o ángeles soy yo y lo que me dicen es poco plausible desde nuestros patrones lógicos.

Y es ahora cuando me pregunto si estoy sembrando en pedregales o en tierra fértil.

Revisando estos últimos meses, puedo decir con ilusión que aunque aún hay muchas piedras dispersas en mí que tendré que ir deshaciendo, cada vez hay más tierra fértil en la que siembro.

Estas últimas semanas de tanta intensidad energética me están proporcionando la posibilidad de practicar en mí eso que aconsejo de corazón a otros.

De esta forma comprendo la dificultad que reside en la confianza plena, reconozco la lucha interna entre lo que siento en el corazón y lo que está arraigado en mi sistema de creencias, redescubro los límites de mi mente.

Y eso me permite ir disolviéndome por dentro, para poder manifestar en mí toda la sabiduría que reside en mi interior desde tiempos ancestrales.

La misma sabiduría que reside en todos y cada uno de nosotros.

Te invito a descubrir con honestidad si estás sembrando en pedregales o en tierra fértil, porque sólo conociéndonos podemos transformarnos.

Si descubres que eres tierra fértil felicítate por ello y sigue sembrando en ti.

Si descubres que aún hay muchas piedras en ti felicítate por haber sido consciente de ello y comienza a practicar aquello en lo que crees para reconvertirte en tierra fértil.

Todo es perfecto.

Confía.

 

Cinta
cinta@destinoalma.com
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies