LA VALENTÍA DE SER DIFERENTE - Destino Alma
16624
post-template-default,single,single-post,postid-16624,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

LA VALENTÍA DE SER DIFERENTE

LA VALENTÍA DE SER DIFERENTE

 

Gracias a mi labor como acompañante holística, tengo el privilegio de conocer (o reencontrar en muchos casos) a seres que han elegido misiones de Vida de mucha intensidad y compromiso.

Pueden parecer personas con vidas aparentemente comunes pero en realidad todo aquello que han elegido experimentar no sólo lo han hecho para sí mismos sino para la evolución de toda la humanidad.

Suelen ser seres que eligen encarnar en colectivos menos valorados o con menos derechos sociales o incluso legales.

O encarnando en circunstancias más comunes, sus caminos vitales no lo son.

A veces los llamamos rebeldes, otras ovejas negras, inadaptados, díscolos, egoístas, descerebrados o simplemente, raros.

Cuando en realidad son verdaderos faros de luz que nos ayudan a ver nuestras propias cadenas y limitaciones.

Desde pequeños sufren la crítica, el rechazo, el castigo y la discriminación pero la gran sabiduría interna que portan y el gran amor que son les impulsa continuamente a buscar respuestas, a encontrar nuevas formas de vivir su realidad, a intentar mostrar al mundo que ellos también merecen el mismo lugar que el resto de la sociedad.

Se enfrentan a lo establecido como correcto con actitudes que nos irritan e incluso a veces nos enloquecen.

Odio y rabia son emociones que surgen con facilidad ante estos seres tan diferentes a lo común.

Pero, ¿realmente qué es lo que despierta en nosotros esa furia?

¿Por qué lo diferente nos da tanto miedo?

¿Qué parte de mí me está mostrando? O ¿qué aspecto de ellos me gustaría mostrar y aún no soy capaz?

Muchas veces, el hecho de que esos seres se sientan libres de hacer y decir, tengan el coraje de elegir caminos distintos, sean capaces de vivir siendo fieles a sí mismos nos recuerda que nosotros no hemos podido hacerlo aún y eso nos entristece tanto que nos quema por dentro.

Y ese fuego lo volcamos contra ellos.

Y olvidamos que estos hermanos nos muestran en qué áreas de nuestra vida no nos sentimos libres, a qué personas o situaciones nos estamos sometiendo, qué aspectos de nosotros nos gustaría cambiar pero no nos lo permitimos porque no sería lo “correcto”.

Somos libres por derecho universal. Es algo que olvidamos con facilidad pero que deberíamos recordar en cada instante.

Gracias y bendiciones para todos esos seres de luz que con su valentía de ser diferentes me recuerdan que yo también lo soy, que todos lo somos.

Esa diversidad es lo que da color y sentido a la Vida.

Seamos parte de ese puzzle multicolor, sintámonos libres, aceptemos a los demás como ellos quieran ser para así poder también aceptarnos a nosotros mismos como elijamos ser en cada instante.

Todo es perfecto, todos lo somos.

Cinta
cinta@destinoalma.com
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies