LA ENERGÍA ANTAYA DEL GRAN CRISTAL AZUL - Destino Alma
16001
post-template-default,single,single-post,postid-16001,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

LA ENERGÍA ANTAYA DEL GRAN CRISTAL AZUL

LA ENERGÍA ANTAYA DEL GRAN CRISTAL AZUL

Hace casi cuatro años que la energía Antaya del Gran Cristal Azul de Lemuria volvió a mí. Y mi vida cambió por completo.

Me ayudó a deshacerme de patrones limitantes, a cerrar ciclos del pasado (de esta encarnación y de encarnaciones anteriores), a recordar quién soy, de dónde vengo y a qué he venido. Conseguí confiar en mí y sentirme de nuevo en casa, amada, acompañada y sostenida. También me ayudó a reequilibrar mi salud, tanto física como emocional.

Por eso hoy quiero compartir con vosotr@s qué es la energía Antaya del Gran Cristal Azul de Lemuria y cómo os puede ayudar.

Desde aquí, mi más sincero agradecimiento al Gran Cristal Azul, a los seres que lo custodian y a todos aquellos hermanos y hermanas que están expandiendo de nuevo su amorosa y mágica energía.

Debajo del texto encontraréis un enlace a un vídeo de Youtube por si preferís escuchar la información en lugar de leerla.

Disfrutad de este contacto con la energía Antaya!!!

 

Los lemurianos eran unos seres altamente evolucionados y profundamente conectados con su esencia, con La Fuente, con el planeta que habitaban y con el resto de almas viajeras que habitaban en las estrellas.

El amor que expresaban por todo lo creado les hizo merecedores de unos regalos nunca antes conocidos en la historia del planeta azul, los cristales.

El Logos Solar solicitó a la Madre Tierra, al Sol de nuestro sistema y a la Luna que materializasen para los lemurianos grandes cristales cuyas conciencias los impregnarían de amor y sabiduría, de energía curativa.

Cristales de todos los colores se materializaron en la realidad de la vida lemuriana. Cada uno de ellos expresando las virtudes del color que emanaban.

De todos ellos el que más resonaba con la vibración del planeta y de la civilización lemuriana era el Gran Cristal Azul, al compartir su vibración con la vibración del corazón de la Madre Tierra y con el color que representaba a los lemurianos.

Ese Gran Cristal Azul contenía en sí una fuente inagotable de fuerza, de poder transformador, de impulso, de capacidad de sanación. De él surge la energía Antaya.

Los lemurianos conectaban con la energía Antaya para poder limpiar sus cuerpos sutiles de cualquier desequilibrio o bloqueo. Esta energía azul les ayudaba a detectarlos y al elevar su vibración les ayudaba a deshacerlos y a comprender por qué se habían generado.

La energía Antaya también les ayudaba a conectarse con el resto de viajeros que estaban en otros sistemas solares, les ayudaba a mantener limpio su canal, su centro de conexión.

Era una energía tan elevada, tan vibrante que sanaba a todo aquel que requería su servicio. El mero hecho de desear conectar con la energía Antaya hacía que ésta recorriera todo el Ser de quien lo había solicitado como una gran ola de amor, sabiduría y protección. Una ola que lo barría todo dejando sólo aquello que estaba en consonancia con el amor de La Fuente.

Cuando se produjo el hundimiento de Lemuria los que custodiaban los cristales les ayudaron a trasladarse de plano permaneciendo todos estos cristales en una dimensión mucho más elevada, a salvo de una humanidad que retrocedía, que olvidaba sus orígenes, que se desconectaba del amor.

Todos esos cristales permanecieron a la espera de que un día la humanidad recuperase la capacidad de conectar con su esencia, la conexión con el amor, la conexión con La Fuente.

Ese momento ha llegado con la llegada de la Era Acuario.

La energía Antaya vuelve a estar disponible para todos nosotros. Una energía que nos permitirá mirarnos con otros ojos, con los ojos del amor; una energía que nos impulsará hacia arriba en la espiral evolutiva; una energía que como las olas del mar nos limpiará de todo cuanto ya no resuena con nosotros, con nuestra nueva vida; una energía que nos ayudará a recordar quiénes somos, quiénes podemos llegar a ser.

La energía azul de Antaya nos ayudará a recuperar nuestra capacidad de sanación.

Ayudemos entre todos a que la humanidad se reconecte de nuevo con este regalo de La Fuente.

https://www.youtube.com/watch?v=LR1_Oe7cqRs

 

Información relacionada

http://www.destinoalma.com/lemuria/

 

 

Cinta
cinta@destinoalma.com
Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies