HASTA SIEMPRE COMPAÑERO - Destino Alma
16894
post-template-default,single,single-post,postid-16894,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.5,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

HASTA SIEMPRE COMPAÑERO

HASTA SIEMPRE COMPAÑERO

Con mirada compasiva, compañero de viaje, nos sonreímos, llegó la hora de despedirnos, te acompaño a la salida, te doy un cálido abrazo, dos besos y te digo adiós. Acabamos de deshacer el nudo del último fleco que nos mantenía unidos, y por fin ahora ya podemos cortar los hilos sutiles entre los dos, al hacerlo nos permite liberar algún pequeño poso de energía estancada.

A las puertas de este final del 2019, mientras voy dejando atrás otras tantas pieles muertas, me siento feliz de decirte «hasta siempre» con honestidad, agradecimiento, respeto, cariño y grandes dosis de sentido del humor.

Tengo tantos recuerdos bonitos a tu lado, vivimos una gran historia de amor cuya fuerza fue capaz de todo, de vencer todo, hasta de enfrentarnos victoriosos al viento más feroz o a la más violenta marea.

Mientras fuimos uno solo esa fuerza nos mantenía a flote, hasta que cada uno se fue separando para crecer por su lado y perdimos el ritmo, tus pasos y los míos no coincidían, tu respiración y la mía no se acompasaba, tus ilusiones y las mías no estaban depositadas en el mismo lugar y así sin darnos cuenta fuimos evolucionando en direcciones opuestas. Yo buscaba la luz, tu te sentías cómodo entre tinieblas, yo quería habitar en lo sutil, lo espiritual, incluso en la fantasía y tu necesitabas posar tus pies en lo material, en la realidad, aquella que era la más cruda posible.

No fue culpa de nadie y responsabilidad de los dos. Pudimos vivir juntos un tiempo, enriquecernos mutuamente, regalarnos la mejor versión de nosotros mismos y después avanzar por nuevos caminos con las lecciones ya integradas para seguir experimentando la vida.

Un día nos levantamos y ya no reconocimos quien estaba a nuestro lado, yo ya no era la princesa enamorada suspirando por el brillo de tus ojos azules, ni tú el admirado, valiente jinete, incombustible, aventurero y alegre, sino que nos convertimos en dos extraños que cada vez se iban, por separado, a visitar mundos diferentes tratando de acercar rutinas y alejar reproches.

Nunca fue una relación fácil, siempre estuvo marcada por la agitación, por la turbulencia, por las influencias externas, por las circunstancias de ese momento y las mochilas que cada uno transportaba sobre su espalda.

Y pese a todo, a pesar de todo y de todos, nuestro amor era capaz de transformar cuanto se le ponía por delante. Tu lo ibas atravesando según venía y yo era la roca que te sostenía. Por eso cuando me pediste que no te fallara, lo tatué en mi corazón como un estigma, que duró hasta que me liberaste hace unos cuantos meses. Es increíble el peso que tienen las palabras y lo inconscientes que somos de ese peso y del poder de esa intención.

Siempre permanecerán en nuestros recuerdos esas escapadas al piso de Baeza para comernos a besos y exprimir cada segundo juntos, esos si eran momentos presentes.

Los viajes de dos ruedas, sintiendo una libertad poderosa con la vibración del motor salvaje de la Kawa bajo las piernas. No importaba ni el tiempo, ni el espacio, nos llevaba a otra dimensión…

Esa gran familia que multiplicamos por siete. Las risas, los gritos, los lloros, los enfados, las comidas, los bocadillos, los viajes en coche, las bombas en la piscina, las acampadas bajo las estrellas, las aventuras de todos esos niños que conservarán en su memoria recuerdos únicos. Que grandes lecciones aprendimos de educación, de convivencia, de alegría, de paciencia, de gestión de las frustraciones y de amor.

Los fines de semana de ala delta, de parapente, en busca del viento para flotar entre las magníficas montañas, el sol, el cielo y el campo. Esos caminos con el cuatro por cuatro bajando paredes, sintiendo como la adrenalina dejaba la boca seca y el corazón se aceleraba. Con nuestro amor ondeando sobre todo, sobre todos, alimentado de besos, abrazos, roces, caricias, palabras bonitas, complicidad y entrega.

Nuestro paraíso en Cabo de Gata, durmiendo en la furgoneta, en la casa de alquiler, en cualquier hotel, no importaba dónde; libres, alegres, hippies, cavernícolas, apasionados y poderosamente felinos. Fundiéndonos en el mar, buceando, navegando, mirando al horizonte en la misma dirección.

Siempre nos quedarán los recuerdos de los países visitados, de las aventuras vividas, del sabor del riesgo apretándonos el estómago, de las inmersiones solos en mitad del mar con la zodiac asegurando el ancla, del empeine roto, la rodilla partida en Creta días antes de la boda, de la intoxicación sufrida, de la noche bajo cero en Cazorla sin coche entre la nieve, del velero a merced del viento sin control.

Eres alguien a quien he querido mucho, he amado mucho y a quien no estoy dispuesta a despedir con un mal sabor de boca y mucho menos con resentimiento u odio. No me arrepiento de lo vivido, si volviera a nacer lo repetiría todo exactamente igual. Eres alguien a quien quiero despedir desde el cariño y el agradecimiento. Fundamentalmente no por ti, sino por mi, porque yo me lo merezco.

Vamos a silenciar el sonido de las palabras pronunciadas desde el rencor y el miedo, a deshacer la estela de la amargura, negatividad e insatisfacción que te acompañaba los últimos años, a borrar gestos mezquinos que no sumen, a olvidar los actos poco elegantes que no aporten valor al capítulo de nuestra estupenda historia juntos.

Gracias por aparecer en mi vida, gracias por apostar por mi en ella, gracias por hacerme aún más feliz de lo que ya era y gracias también por desmoronar la torre de naipes que no me permitía ver lo lejos que estábamos el uno del otro, que ya no debíamos seguir juntos, que teníamos más cosas que nos separaban que cosas que nos unían. Gracias por la crudeza porque fue el motor de arranque de mi nueva vida.

Quiero despedir nuestro viejo amor con ternura para dar la bienvenida a los nuevos amores. Sin pasado, sin miedo, sin lastres, sin reservas, sin rencor. Limpia de cuerpo, mente, emociones y espíritu.

Seguramente ya no volvamos a vernos, ya nos hemos despedido y ahora tenemos vidas apasionantes que atender. Te deseo que seas muy feliz, que siempre tengas una sonrisa palpitando en la cara, que tus ojos puedan brillar de emoción ante lo que te propongas y que nunca te olvides de ver el vaso medio lleno pase lo que pase en la vida. Se feliz. Perdóname si te he hecho daño, sino he cumplido tus expectativas. Yo ya te he perdonado y sobre todas cosas te doy las gracias por lo vivido.

El tiempo se encargará de colocarnos a cada uno en nuestro lugar perfecto. De serenar las emociones y de integrar la verdadera esencia de las cosas. La vida es una corta sucesión de experiencias, de cada uno de nosotros depende que se convierta en una gran fiesta.

En otro momento y en otro lugar, con otro aspecto y con otra vibración, convinimos coincidir, ayudarnos y aprender aquello que era necesario para nosotros juntos. Así que muchas gracias por haberme acompañado parte del camino, por haberte prestado para ayudarme a integrar mi propósito de vida; te deseo un feliz viaje ahora ya por separado.

Te doy un abrazo de corazón a corazón, ya está suelto el lazo energético que nos ha unido y eso nos permite dejarnos ir con serenidad.

Que el amor, la alegría y la paz sean tus guías de vida eterna. Nos reencontraremos en la luz. Hasta siempre compañero. Gracias. Gracias. Gracias.

Popi
popi@destinoalma.com
4 Comentarios
  • Mabel
    Publicado 18:32h, 19 diciembre Responder

    Que bonito preciosa

    • Popi
      Publicado 10:09h, 20 diciembre Responder

      Muchas gracias bonita. Besazo fuerte

  • Eva
    Publicado 18:46h, 19 diciembre Responder

    Que grande eres Poppi!!!! Eres una fuente de inspiración para los demás!!! Un besazo enorme!!

    • Popi
      Publicado 10:08h, 20 diciembre Responder

      Muchas gracias bonita. Me alegro que te haya gustado. Todos somos fuentes de inspiración para los demás. Y tú también lo eres. Brilla, descansa y disfruta de esta etapa. Besazo muy fuerte

Escribe un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies